Allá por el año 1993, un sencillo coro de parroquia, en la precordillera chilena, es alentado a grabar un disco que recopilara sus canciones. El propósito era aportar a los párrocos y a sus propios coros, con nuevas letras y armonizaciones.

Lo que partió, sin ambiciones, en un sencillo estudio… Dios quiso que se concretara de una forma más digna. Alfredo Sauvalle, destacado músico, apoyó al Grupo, derivándolo a los estudios de Horacio Saavedra, connotado director orquestal. El mismo Alfredo agregó las orquestaciones, que decoraron graciosamente la primera música de Betsaida.

En este disco se encontrarán varias canciones tradicionales como “Alma de Cristo” , “El Alfarero” o “Soneto a Jesús Crucificado”. Sin embargo la gran novedad fueron los temas compuestos por el mismo Grupo: “Siempre Tú Señor” y “Comunión Espiritual”.

Mostrando todos los resultados (19)