Texto y música: Betsaida

Inspirado en palabras del Padre José Kentenich, fundador de Shoenstatt.

“El sufrimiento no es sino un beso de Jesús, el signo de que se ha llegado tan cerca de El, que incluso puede besarle”, Teresa de Calcuta.

Mi Dios es Padre, mi Padre es bueno, El quiere sólo cosas buenas para mí;
Porque El es Padre, porque EL es Bueno
Yo soy la hija predilecta de un Dios que es Bueno y da la vida por mi…

Llamados a la trascendencia: La Fe
I-Aunque mueran los días, aunque caiga la noche
Aunque todo en la vida me esconda tu bondad
Aunque no te conozca, aunque sangre la herida
Mi alma grita vuelve al Padre confía en su bondad
Y Tú vendrás a mí…

Lo que cuenta es el amor: La Caridad
II-Cuando no entienda nada, cuando caiga agotada
Cuando crea que ya no queda por lo que luchar
Cuando me hunda en la pena, caeré de rodillas
Para pedirte ¡enséñame a volver a amar!
Y Tú vendrás a mí, una vez más…

Aunque no vea y aunque no sienta: La Esperanza
III-Si se pasa la vida, si es que el fuego se enfría
Si mis ojos se cierran secos de tanto llorar,
Si el espíritu calla, te amaré en el silencio
Esperando aquel día en que te volveré a escuchar
Y Tú vendrás a mí, una vez más…