Inspirada en el lema, oración y obra de Juan Pablo II
(Original G. Betsaida)

SolM                   ReM            dism            Mim

Todo tuyo en la vida, todo tuyo en la muerte,

DoM                SolM  lams/I  sim      SolM

Haz que sea, María, todo tuyo siempre.

(se repite la secuencia de posturas 4 veces hasta el coro)

Cuando he sido pequeño, cuando débil o fuerte

Haz que sea, María, todo tuyo siempre.

Tuyo en el sufrimiento, tuyo en el miedo,

Tuyo en la miseria, tuyo en la cruz.

Tuyo en el desaliento, tuyo en el tiempo,

¡Virgen, Madre de mi Dios!

Todo tuyo siempre.

SolM             ReM             FaM          LaM

Toda tuya María, toda tuya es mi vida

Sim           MiM                   DoM          reM

Yo te ayudo María, a hacer  tuya es mi suerte;

Toda tuya María, toda tuya es mi vida

MiM                         reM

Si la tomas María, viviré, para siempre

Me enseñaste María, que el amor es más fuerte,

El que vence a la muerte, es todo tuyo siempre.

He aprendido María, a confiar de rodillas,

Un rosario es mi vida, todo tuyo siempre.

Peregrino en un viaje eterno, me conduces mar adentro

Soy testigo de esperanza, porque soy de Jesús.

Mensajero de Jubileos, porque es Cristo mi alimento

¡Por  Ti Virgen, Madre de mi Dios!

todos tuyos siempre.